top of page

Data Driven Marketing: ¿Cómo maximizar los datos en una estrategia de campaña?

Los expertos en las áreas de marketing y comunicación han pasado por una gran transformación en los últimos años, y su rol es más importante que nunca. Pero un gran poder conlleva una gran responsabilidad, y siendo estos responsables de perfilar las Buyer Personas y ser quienes crean los contenidos que captan a este público, muchas veces puede resultar difícil separar la realidad de su propia percepción. Para evitar que esto suceda, se desarrolló el Data Driven Marketing.


El Marketing orientado a datos, cómo se lo conoce en español, es el conjunto de decisiones y estrategias creadas tras el análisis de Big Data de los consumidores. Estos datos pueden haber sido captados a través de fuentes Zero-Party, First-Party, o de Third-Party. En otras palabras, es una estrategia que organiza, procesa y utiliza la información que obtiene sobre sus clientes para conseguir insights valiosos sobre ellos.


Este tipo de metodología, permite a las marcas conocer de manera más profunda y precisa a sus clientes. Ya que consiste, en esencia, en poder anticipar sus necesidades y preferencias, así como también en crear estrategias de marketing más efectivas y personalizadas. El uso de las mismas, va en aumento desde hace muchos años, dada la creciente cantidad y calidad de los datos que se obtienen.


Los datos brindan instrucciones objetivas, que son increíblemente valiosas en el proceso de la toma de decisiones, y además le permite a aquellas empresas que implementan estas técnicas, que se puedan evitar:


  • Ofrecer una experiencia de usuario con poca personalización.

  • Invertir en acciones publicitarias que no traigan los resultados esperados.

  • Perder grandes oportunidades de crecimiento.

  • Construir relaciones de poco valor con sus clientes.


¿Cuáles son las principales ventajas del Data Driven Marketing?


Que es posible cuantificar y analizar el comportamiento de los consumidores gracias al Data Driven Marketing es algo que está más que claro a esta altura. Sin embargo, ¿cuáles son los beneficios reales, es decir que las empresas pueden percibir utilizando esta metodología?


  1. Maximizar el ROI: Una vez que se comprende cuáles son las necesidades y aspiraciones del público objetivo, es mucho más fácil llevar a cabo acciones de marketing más enfocadas, para evitar el malgasto de recursos en acciones sin fundamentos. Estos ajustes necesarios, tendrán cómo consecuencia el aumento del Retorno de la Inversión o ROI.


  1. Identificar el contenido que mejor se adecua a la marca: Las ventajas del uso de Big Data, también incluye que por medios de esta es posible identificar que tipo de contenido es el más visitado, y cuáles son los canales de comunicación más eficientes para cada marca. De esta forma, es posible determinar un patrón en los mensajes que resultan más interesantes y valiosos para los clientes.


  1. Visión orientada al cliente: Las marcas pueden crear una experiencia memorable para los usuarios, gracias al creciente cúmulo de información que se recopila hoy en día. Es así, como se convierte en estrategias orientadas a los clientes, lo que aumentará el porcentaje de satisfacción y fidelización de los mismos.


  1. Toma de decisiones: Al no tener que depender de variables altamente subjetivas, como la intuición o la experiencia, las estrategias de comunicación basadas en datos, ahorran tiempo de debate, y ayudan a que estos sean los que orientan y agilizan la toma de decisiones.


  1. Predicción: Si se integra esta estrategia a otros desarrollos, tales como el Machine Learning o el uso concreto de Inteligencia Artificial, es posible analizar las tendencias pasadas y presentes para predecir el comportamiento de los consumidores a futuro.




¿Cómo implementar una estrategia de Data Driven Marketing?


Un error muy común a la hora de implementar el marketing orientado a datos, es querer comenzar una nueva estrategia sin siquiera alinearse con los objetivos de negocio. En el Data Driven Marketing, esto se traduce como querer recolectar datos sin tener en claro para qué o cómo pueden ser usados.


Una vez que los objetivos fueron determinados, es necesario delimitar cuáles son los datos relevantes en base a la estrategia. Algunos ejemplos podrían ser:


  • Hábitos y comportamientos de consumo: Esto puede ser interpretado cómo, permanencia en el sitio web, contenidos con más visitas, páginas de entrada y salida, entre otros.


  • Datos demográficos: En referencia a los prospectos y clientes (género, edad, lugar de residencia, ingresos, profesión, etc).


  • Opinión de los consumidores: En términos de cómo perciben los productos o servicios que le ofrece la marca, e incluso el funcionamiento de la página web de la misma.


Al ya tener determinado cuáles son los objetivos, los datos relevantes y las fuentes de información, será necesario configurar la recolección de información. Cuando se conoce cuales son las herramientas de mayor utilidad para un negocio, es momento de configurar los reportes automáticos con las herramientas necesarias. Algunas de las plataformas más utilizadas incluyen: Google Analytics, Google Search Console, Plataformas de gestión de redes sociales, Email Marketing y CRM.


Por último, el gran volumen de información obtenida, servirá para diseñar mejores estrategias de comunicación. Cuando se descifra el comportamiento del cliente, es posible adaptar mejor los productos, servicios y contenidos a las necesidades de los usuarios.


9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page